Tía Maruca compra una planta de Pepsico

Tía Maruca nació en el dramático 2001 con el nombre de una tía cuyo fundador jamás llegó a conocer. Desde entonces, tuvo en varios segmentos de galletitas un crecimiento exponencial basado en una pelea cuerpo a cuerpo en los segmentos de consumo popular.

Hoy anunció su ingreso a las grandes ligas con la compra de la fábrica Dilexis en San Juan, que pertenecía a Pepsi Cola, donde la líder en gaseosas elaboraba productos de Quacker en la Argentina.

Alejandro Ripani, de 55 años, fundador y presidente de Tía Maruca, no informó el precio pagado a Pepsi pero dio a entender que fue casi simbólico ya que el acuerdo contempla que Tía Maruca se haga cargo y se comprometa a mantener en el tiempo los puestos de trabajo de las 383 personas que trabajan en el lugar.

Durante los próximos tres años deberá abastecer a Pepsi de los productos Quacker y las galletitas Toddy rellenas que la multi elaboraba en San Juan.

La planta de Dilexis le permitirá a Tía Maruca duplicar su tamaño actual y pasar de una facturación de 400 millones de pesos a 800 millones. Allí elaborará casi todos sus productos que abarcan distintos segmentos del negocio de galletitas, donde Argentina junto a Uruguay tienen el récord mundial del consumo por habitante y por año que alcanza los 12 kilos per capita.

Tía Maruca contabiliza sin considerar la planta sanjuanina, el 4% de un mercado que domina la alianza de Arcor y la francesa Danone, que ostenta el 50% del negocio. El año pasado, en base a ajustes en productividad, tecnología y reducción en los márgenes, según Ripani, lograron crecer 30% en volumen.

Cuentan que Pepsi decidió salir de la actividad productiva en San Juan porque la planta les quedaba grande. La historia de esa planta se remonta a los años 80 cuando supo pertenecer al grupo Sasetru, luego pasó a manos del ex dueño de Fargo, Carlos Preiti hasta que recaló en Pepsi en 2010.

Santiago López Olaciregui, director de Tía Maruca, contó que están importando unas máquinas desde Italia para asomar a un nueva línea, la de las magdalenas y los budines. Los fabricarán en San Juan.

Fuente: Clarín

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartidos