El nuevo camino de la cerveza en Argentina

Una de las preguntas más frecuentes entre dos amigos que pasan un tiempo sin verse, es “¿Nos juntamos a tomar una birra?”. Si esas palabras se ponen en práctica, estaríamos frente a un glorioso encuentro que puede llevarse a cabo cualquier día de la semana, en cualquier horario, pero lo ideal es hacerlo en un buen lugar donde la cerveza sea mucho más que una excusa. A continuación enumeramos algunas de las mejores cervecerías para este plan:

La Cervecería Nacional (Arévalo 1588, Buenos Aires) es un lugar chico pero con enorme corazón, donde prevalece un ambiente de amistad y lo que muchos suelen llamar “buenas vibras”. Si bien es un bar pequeño, la variedad de cervezas es magnífica. Más de 100 tipos de cerveza que van desde las más amargas hasta las más dulces, pasando por belgas, honey, de trigo, rojas, negras, rubias y varias más, desde Ushuaia a la Quiaca. Si las tiradas son las elegidas, entonces salen Pale Ale, IPA y Scottish. Por otro lado, si la idea es probar algo fuera de lo normal, entonces la pumpkin de zapallo, o la coffee porter, son las indicadas. Esta última es ideal para el invierno.

Pero no nos quedamos en Buenos Aires. En el interior también se cumplen estos dos parámetros clave para generar este gran momento: ganas de reencontrarse con un amigo y un buen bar cervecero. Yendo hacia la zona de la Patagonia, el año pasado Kunstmann cruzó la cordillera y viajó desde Valdivia para instalarse frente al Nahuel Huapi, en Bariloche y poder fabricar la cerveza chilena en tierras Argentinas. Las variedades que ofrece hoy en día son: Anwandter, Lager sin filtrar, Torobayo, Gran Torobayo, Torobayo sin filtrar, Boock. La recomendación, sin lugar a dudas es la Rauchbier, por su único sabor ahumado.

En Córdoba, la Capital del Fernet, la cerveza está tomando cada vez más fuerza, y así lo demuestra la reciente inauguración de Capitán, probablemente el mejor bar cervecero de la ciudad. Un bar que explora estilos modernos entre la arquitectura y los sabores de sus cervezas sin dejar de conmoverse con el diseño simple y las formas clásicas. ¿Su lema? “Creemos en la capacidad del hombre para transformar lo que nos da la naturaleza y convertirlo en algo extraordinario”.

Si bien muchas veces el fanatismo por la cerveza es muy grande, no siempre se puede recorrer todo el país para probar variedades de todas las provincias. Con la llegada de Bruder Beer Garden el año pasado a Mar del Plata, segunda ciudad productora de cerveza artesanal después de Bariloche, ese ya no es un problema. A parte de buenas vibras y un jardín espectacular, lo que ofrece Bruder son 20 canillas con cervezas de 35 cervecerías de todo el país.

Volviendo a Buenos Aires, y directo desde Mar del Plata llega Baum (Honduras 5720, Buenos Aires) para traer a la ciudad las cervezas artesanales elaboradas en su planta de La Felíz. La degustación de las mismas viene presentada en una ruleta con 7 vasos con sus variedades de tiradas. Si se quiere aprovechar para comer algo, solo basta con preguntar cuál es el maridaje perfecto para el plato elegido. Por ejemplo, las ribs salen especiales con la Porter y la hamburguesa de búfalo combina por excelencia con la Old Ale.

Si lo que se busca es un ambiente más hogareño y con patio, en febrero del 2015, nació un nuevo integrante en la familia de The Temple Bar: The House. Ubicada en Godoy Cruz 1853, esta casona simula ser una del 1800, decorada con cuadros y libros antiguos, bustos y hasta patos embalsamados. De sus 11 canillas, 6 son artesanales. Entre ellas se encuentra la Pilsen, Barley Wine, la Honey y la Cream Stout entre otras. La Temple Burger o las Papas Temple son clásicos platos a la hora de compartir entre amigos.

Ya sea de a dos o en grupo el camino cervecero está marcado y ahora sólo queda recorrerlo. ¡Buen camino!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.