Las ventas de noviembre fueron las más bajas de los últimos años

Compartir

De acuerdo con la información de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), durante noviembre las cantidades vendidas por los comercios minoristas retrocedieron 17,5% frente a igual fecha del año pasado y acumulan en el año una caída interanual promedio de 6,15, lo cual afecta fuertemente a las Pyme.

De hecho, la entidad confirmó que noviembre fue el peor mes no sólo de 2008 sino de los últimos seis años, ubicándose por debajo de octubre “que había sido un mes desastroso”, expresaron. En este sentido, las caídas más fuertes se registraron en calzados, joyerías, inmobiliarias e indumentaria.

A pesar de la estrepitosa caída, las pequeñas y medianas empresas no han despedido personal aún en el interior donde la situación es más crítica, aunque se observan liquidaciones por cierre.

La caída de noviembre
De acuerdo con la información de la CAME, los rebotes de la crisis internacional golpearon duro a la Argentina en noviembre, provocando una caída del 17,5% en las ventas minoristas frente al mismo mes de 2007 -medidas en volúmenes físicos-por lo que se convirtió así en el peor mes del año.

Desde la entidad que nuclea entidades de todo el país, comunicaron que la incertidumbre que provocan las noticias que vienen de afuera y los temores por el impacto sobre la economía local, “atemorizan al público que el último mes respondió frenando drásticamente su consumo”.

Con caídas de ventas mayores al 25% como tuvieron algunos rubros, se venció el punto de equilibrio y muchas empresas están trabajando a pérdida.

Básicamente, el impacto más fuerte “se sintió en la última semana del mes, donde hubo una gran escasez de público en los negocios. Los comercios apelaron a liquidaciones anticipadas, superdescuentos, pero tampoco alcanzó para salvar el resultado”, explicaron desde el organismo.

Como una novedad, destacaron las ofertas denominadas “de pre-temporada”, ya que son inéditas en este momento del año, pero fue una forma que encontraron los negocios para conseguir liquidez, ya que los bancos restringieron el crédito, inclusive el financiamiento en descubierto.

Asimismo, aclararon que continúa observándose una extrema precaución en el consumidor antes de decidir compras. “Hay mucho público mirando y muy poco comprando”, destacaron.

“Las cuotas sin interés, aunque son pocos los comercios que las mantienen, dejaron de ser un atractivo porque el público controla fuerte sus gastos con tarjetas y tiene menores expectativas de inflación. Sí en cambio atraen los descuentos que ofrecen algunos comercios, sobre todo cuando superan el 20%”, detallaron desde la CAME.

En ese sentido destacaron que ese tipo de ofertas prevalecen en grandes cadenas con acuerdos con bancos y “terminan perjudicando al comercio chico”.

La situación de las pequeñas empresas
Voceros de la CAME aseguraron que “hasta el momento las Pyme no echaron personal, porque en las pequeñas compañías es la última medida que se espera tomar. Son pocos, los une una relación de años y la confianza”.

“Sin embargo, las pequeñas empresas se han visto en la necesidad de limitar la cantidad de horas extras por la caída de las ventas, si tenían planeado dar algún tipo de plus o mínimo aumento de salario”, agregaron.

Sin embargo, afirmaron que “los costos subieron y justamente lo que están tratando de hacer es limitarlos. Principalmente el problema es el financiamiento, no hay crédito en plaza, si bien históricamente no hubo, hoy son inexistentes; por lo tanto, las Pyme enfrentan serias dificultades para reinvertir”.

Por estos motivos se produjo una caída en el nivel de actividad –explicaron-, y se entró en morosidad ya que hay problemas en la cadena de pago, cheques que rebotan.

Desde la CAME también expresaron que la iniciativa del Gobierno, si bien beneficia al sector, “se limita a condonar las deudas contraídas hasta el 31 de diciembre de 2007. Sería conveniente que se tenga en cuenta lo sucedido en 2008 en el que tuvo lugar el paro del campo y la crisis financiera”.

Rubro por rubro
De acuerdo con los últimos datos disponibles de la CAME, ningún rubro escapó a la tendencia bajista y sorprende la cantidad de comercios que liquidan por cierre.

Según explican, se debe a “que los costos subieron fuertemente en 2008 y con las ventas deprimidas, el negocio pierde sustentabilidad. Se comenzó a observar renegociaciones de contratos de alquiler con rebajas del 20-25% para el año próximo y anulaciones de las cláusulas de ajustes previstas en los contratos para 2009”.

Las caídas más fuertes en noviembre se registraron en calzados, joyerías, inmobiliarias e indumentaria. En electrodomésticos, el menor consumo logró compensarse con reducciones abruptas de precios de algunos productos. Las siguientes fueron las principales variaciones en los volúmenes físicos vendidos en noviembre 2008 frente a igual fecha de 2007 relevadas en 493 comercios del país:

[singlepic=114,420,340,,center]

Fuente: CAME

Aspectos principales
Desde la CAME destacaron los principales aspectos a tener en cuenta según surgieron de los últimos datos relevados. Al respecto, mencionaron:

* El deterioro en las ventas ocurrió en todos los productos que componen la oferta minorista. De 22 rubros relevados, las caídas fueron generalizadas y en la mitad de ellos esos retrocesos superaron al 20 por ciento.

* En Indumentaria, una actividad golpeada con dureza en 2008, las cantidades vendidas bajaron 25% frente a noviembre de 2007. Hubo grandes liquidaciones y descuentos, pero aún así las ventas se desplomaron. A raíz de esa caída abrupta, se extendieron los rechazos de pedidos, pero los proveedores no los aceptan y convienen nuevos plazos de pagos y en algunos casos se renegocian precios. Lo mismo sucede con los calzados, donde las ventas tuvieron una caída interanual mayor de 29%, siempre medidas en volúmenes físicos.

* Un rubro obligado a encontrar una forma alternativa a la caída de las ventas fue Electrodomésticos, donde las cantidades vendidas solo bajaron 6 por ciento. Para llegar a ese resultado se debieron ofrecer descuentos muy agresivos, para sacarse de encima stocks de productos que, frente a la velocidad que imponen los avances tecnológicos, quedan desactualizados rápidamente. Las ofertas más importantes se observaron en televisores plasmas, aires acondicionados, notebooks y celulares.

* Otro rubro resentido es Muebles para el Hogar. Las ventas cayeron 18% frente a octubre del año pasado -en cantidades- muy afectadas por la cautela de las familias, la pérdida de ingresos y el encarecimiento o ausencia de crédito. Se trata de un rubro que, junto a indumentaria, ajustan casi automáticamente cuando hay restricción de consumo.

* Los rubros más perjudicados por la crisis que atraviesa la Argentina y el mundo fueron joyerías con caídas interanuales en las cantidades vendidas de 35%, inmobiliarias (-30%), calzados (-29%), textil blanco (-28%), indumentaria y perfumerías (-25%) y bazar y regalos (-23%).

* En alimentos y bebidas, donde las ventas cayeron solo 6% frente a noviembre del año pasado, siempre en volúmenes físicos, ayudó a sostener el consumo el desplazamiento hacia las segundas marcas que vuelven a mostrar diferencias de precios relevantes con los productos líderes. Igualmente la venta fue débil.

* Un rubro que anticipa que no habrá un repunte significativo para las fiestas, son las reservas en restaurantes para los festejos de fin de año, donde se observa una caída de 40% en relación a las reservas que había para esta fecha el año pasado.

Con ese escenario, desde la CAME detallaron las condiciones actuales de las ventas minoristas en medio de una caída que, por el momento, no muestra signos de recuperarse en el corto plazo.
Fuente: InfoBAE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.