Kioscos: Mejorar la rentabilidad con la gestión de compras

Compartir
  • 15
    Shares

Con el paso del tiempo las empresas se han dado cuenta de la importancia que tienen las compras en el proceso de venta, y cuanto se puede lograr con la gestión eficiente de las mismas.

Realizar compras planificadas y controlar lo que compramos son claves para lograr mejorar nuestra rentabilidad con una variable que muchas veces descuidamos: Las compras.

Negociar siempre: Si hay algo que nunca debemos dejar de hacer es negociar a la hora de comprar. Conseguir un descuento puede significar mejorar nuestro margen, tener más utilidades, o mejorar nuestro precio de venta para competir mejor. Siempre hay razones para pedir descuentos o rebajas al momento de comprar y hablando con los proveedores positivamente podemos conseguirlas. Descuentos por cantidad, por forma de pago, por ubicación en góndola, o por promociones, son algunas de las excusas para que ganemos una bonificación.

Incorporar normas a las compras: Siempre es bueno tener ciertas normas o políticas a la hora de comprar, y no solo basarnos en las de los proveedores. Como vamos a pagar, a quien le compramos, que marcas vendemos y cuales no. Si sabemos qué queremos es más fácil hacer una compra.

LEA MÁS  NAVIDAD | Artículos más vendidos en kioscos

Tener datos (indicadores): Siempre es recomendable tener información a la hora de comprar. Qué es lo que más se vende, cuando compré la última vez, cual fue el último costo, cuanto tardan en entregar los pedidos, etc. La clave para esto es sistematizar nuestro negocio.

Planificar: Si vamos a comprar tiene que ser de manera planificada. Una buena alternativa es armar los pedidos antes de que venga nuestro proveedor a tomar el mismo. Debemos saber cual es nuestro punto de pedido (de cada articulo) para no quedarnos sin stock y que cantidad vamos a pedir conociendo también cuanto tardarán en entregarnos. Planificar cada compra puede ayudarnos a ser más eficientes y a no perder ventas. Dentro de la planificación es bueno tener un stock de seguridad de los productos más importantes que no pueden faltar en el negocio.

Tomar el control: Las compras de nuestro kiosco son una decisión nuestra, y no de nuestro proveedor. Siempre debemos saber qué estamos comprando y a qué costo. Para esto, debemos anotar el pedido que estamos realizando, con las condiciones de compra y de entrega. Con esto, al momento de recibir la mercadería podremos controlar el pedido y asegurarnos que llegue lo mismo que pedimos (trazabilidad) y con la calidad que corresponde.

LEA MÁS  Qué es la Lista de Kiosqueros

Mejorar los costos de logística: Muchos proveedores nos cobran por traernos el pedido, y esto casi siempre se puede evitar. La primera opción es ir a buscar nosotros mismos los pedidos. La segunda, es negociar para que no nos cobre flete en cada compra, accediendo a mejorar la cantidad comprada a cambio de esto.

Conocer los vencimientos: Muchos de los productos que vendemos en un kiosco tiene una vida útil, y debemos conocerla a la hora de comprar, ya que será clave para saber si podremos venderlo en ese tiempo. Debemos tener en claro los vencimientos para poder activar las ventas en caso de que nos aproximemos a la fecha final.

  • 15
    Shares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.