INFORME VENTAS MINORISTAS | El proceso de recuperación comercial es más lento de lo esperado

Compartir

De a poco el consumo comienza a recuperarse frente al año pandémico, pero sin la fuerza suficiente para encontrar niveles similares a 2019. El índice de ventas marca una suba del 14,4% anual en marzo, pero fue 24,9% inferior al mismo mes de 2019. El 60% de los comercios tuvo progresos en la comparación anual, pero con tasas moderadas y aún persiste un 40% que no crece o sigue cayendo.

Las ventas minoristas pymes tuvieron un rebote importante en marzo y crecieron 14,4% anual. Se esperaba esa reacción siendo que se compara contra el mes de arranque de la cuarentena, marzo 2020, cuando los negocios se mantuvieron 10 días cerrados y algunos incluso bajaron la persiana días antes de decretarse el aislamiento.

Si bien ese rebote es sustancial, hay que considerar que en este periodo el consumo todavía resulta 24,9% inferior a marzo 2019, marcando que el proceso de recuperación recién está comenzando y a una velocidad más lenta de lo esperado.

Con ese efecto, en los primeros tres meses del año las ventas acumulan una caída de 0,5% frente al mismo trimestre de 2020, pero una baja de 14,1% contra los tres primeros meses de 2019.

Así surge del Índice de Ventas Minoristas Pyme que elabora mensualmente CAME en base a respuestas de 1100 comercios del país brindadas entre el 29 de marzo y el 3 de abril.

Algunas de las observaciones más repetidas que realizaron los comercios consultados fueron: a) los empresarios pymes están haciendo esfuerzos para no subir precios por la escasa circulación de dinero en las familiasb) se esperaba un rebote más fuerte; c) continuaron los faltantes de mercaderíad) hay mucho temor a volver a fase 1e) hubo locales que debieron cerrar algunos días por detectarse casos de covid en empleados;

El 64% de los negocios relevados vieron incrementar sus ventas en marzo (vs. marzo 2020), y en el 16,8% declinaron. En el resto, se mantuvieron sin cambios.

Todos los rubros prosperaron en la comparación anual. Las tasas más elevadas fueron en: Ropa y artículos deportivos y de recreación (+27%) y Electrodomésticos, artículos electrónicos, computación, celulares y accesorios (+21,9%).

En cambio, los de menores tasas de crecimiento anual fueron Alimentos y Bebidas (+8,6%) y Farmacias (+4,8%). Los dos sectores fueron los que menos descendieron en marzo del año pasado.

Los comercios tenían mejores expectativas para este mes de lo que finalmente fue y frente a la situación sanitaria, que continúa siendo delicada, se ve un panorama muy incierto hacia adelante.

Alimentos y Bebidas: las ventas en marzo se incrementaron 8,6% anual pero todavía se ubican 5,3% debajo de marzo 2019. El año pasado el consumo de ese rubro había caído 12,8% a pesar de que muchos de esos locales continuaron abiertos. Es que, aun así, hubo fuerte traslado hacia negocios más grandes y a canales online que los comercios pymes no tenían habilitados. “El consumo se mantiene, pero de productos más económicos”, expresó la dueña de un almacén del Conurbano.

Nuestras ventas fueron mayores con respecto al año anterior porque desde el 11 de marzo 2020 ya se notó una caída estrepitosa por la inminencia de las medidas extremas tomadas en función del Covid. Además, este marzo estamos trabajando con mucho turismo interno que ayuda al consumo de alimentos y bebidas”, agregó el dueño de una despensa de San Martin de los Andes.

Sobre las expectativas hacia adelante, el porcentaje de comercios que cree que mejorarán en los próximos tres meses se redujo de 41,2% en febrero a 35,4% en marzo, básicamente por el temor a nuevas restricciones frente al avance de nuevas cepas del covid.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.