Sigue el faltante de figuritas en los kioscos y las distribuidoras venden mayorista al público.

Siguen los faltantes de figuritas del álbum del Mundial de Qatar 2022 y los precios en de distribuidora salen a $150, lo que imposibilita mantener precio oficial.

A una semana de haberse movilizado para pedir la exclusividad de la venta frente a las oficinas de Panini, los kiosqueros denuncian que continúan sin stock y que la compañía sigue privilegiando las entregas a las grandes cadenas de retail por sobre los locales de barrios.

Por este motivo, se encareció la poca mercadería que les quedó a los pequeños y medianos comerciantes, ante la persistencia de la alta demanda por parte del público. La problemática se profundiza en kioscos del interior, donde el suministro es más crítico.

Sin cambios luego de la reunión que mantuvieron con los dueños de Panini, desde la Unión de Kiosqueros de la República Argentina (UKRA) se preparan para una nueva movilización en reclamo de la regularización del abastecimiento. Aún no hay fecha estipulada para la nueva marcha.

SUBAS DE PRECIOS

El paquete de figuritas del Mundial de Qatar contiene 5 unidades y cuesta $ 150. Pero por la falta de stock los precios se dispararon a $ 225 en algunos kioscos de la Ciudad y la Provincia de Buenos Aires, donde ya no hay valores de referencia.

En el interior, llegan a costar $ 300. «Tenemos kiosqueros de Jujuy, de La Rioja o de Santa Cruz, por ejemplo, que directamente ya no tienen figuritas. Y no saben cuándo les van a entrar», asegura Adrián Palacios, presidente de UKRA.

VENTA DIRECTA DE DISTRIBUIDORAS

Se encarecieron más de un 50% las pocas figuritas que les quedaron a los pequeños y medianos comerciantes. «Lo que sucede es que Panini les vende a las cadenas y nosotros recibimos la mercadería por parte de los distribuidores. En mi caso, el mismo proveedor me encareció el sobre de $ 120 a $ 150, por lo que el fin de semana pusimos a la venta el paquete de cinco figuritas a $ 225. No es especulación. El tema está en que se avivaron y empezaron a vender por su cuenta, de forma directa al público, lo que significa aún más competencia», explicó a El Cronista un kiosquero que tiene seis puestos en los barrios porteños de Belgrano y Palermo.

Fuente: El Cronista

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.