Usar la cabeza…y obtener ventajas

Compartir

En el caso de su kiosco, las acciones de promoción se podrían agrupar en dos grandes grupos: La acción promocional del local y las acciones promocionales de sus productos. Si bien los objetivos generales son los mismos, la promoción de su local deberá buscar un efecto más a largo plazo que la promoción de los productos.
Con los productos en general se buscará provocar una compra impulsiva (no planificada), mientras que con su negocio se intentará realizar una tarea promocional que no alcance sólo a quienes pasan frente al local, sino que se extienda a través de la recomendación de sus clientes.
La ilusión de cualquier buen comerciante es que todo cliente conforme recomiende su local a conocidos y amigos. Sin embargo, su cliente sólo comentará situaciones que salgan de lo común. Y lo hará si esta situación logra permanecer en su cabeza. En esta ficha, verá junto a la experiencia de Kraft, cómo hacer para que sus promociones valgan la pena de ser comentadas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.