Bodega Dante Robino abre sus puertas al turismo

Compartir

Bodega Dante Robino de Familia Squassini presenta con orgullo el resultado del trabajo realizado en su bodega en Luján de Cuyo, Mendoza. Las obras significaron una inversión de 1,5 millones de dólares, que fue destinada a optimizar la capacidad de elaboración de vinos de media y alta gama y a la apertura de sus puertas al turismo.

De esta forma, se creó un espacio dedicado exclusivamente a la producción de vinos de Alta Gama, con una línea de selección manual de uva, pequeños tanques de acero inoxidable, un moderno equipo de prensado, como así también
una nueva sala de barricas climatizada.

En el proyecto también estuvo presente la visión de la familia Squassini de abrir las puertas de la bodega para ofrecer a los visitantes una propuesta única en la zona, ya que reúne la posibilidad de apreciar el proceso de elaboración, tanto del vino como del espumante.

La bodega, construida en el año 1920, se destaca por su estilo florentino, ícono de la arquitectura enológica mendocina de principios de Siglo XX. El mismo fue restaurado, reciclado y puesto en valor combinando tradición y tecnología de vanguardia.

La propuesta que Bodega Dante Robino ofrece al turista comienza en un tradicional viñedo Malbec ubicado junto a la bodega, para continuar luego por un recorrido a lo largo de 90 años de historia.

Entre los atractivos de la visita se destaca la Nave Toneles, un espacio dedicado a la evolución de roble y el vino en el último siglo, y el Área de Elaboración de Espumantes, donde el visitante podrá degustar una copa del mismo directamente de un tanque de fermentación.

La propuesta cuenta además con un recorrido subterráneo, en el que se puede apreciar un museo con objetos originales de comienzo de Siglo XX, un Área de Guarda de vinos y una Sala de Degustación Técnica.

Para la recepción y atención del creciente turismo vitivinícola, la bodega construyó un Centro de Visitantes en el que el turista podrá degustar las líneas Novecento, Dante Robino y Gran Dante. En este espacio se conjugan una propuesta arquitectónica moderna, en un ambiente cálido y placentero, con la imponente vista de la Cordillera de los Andes.

Según Rafael Squassini, Director de la bodega “Recibir a nuestros consumidores en la bodega es la culminación de una etapa trazada hace mas de 10 años, en la que comenzamos con la reconversión de la viña, la incorporación de tecnología de punta para la elaboración de nuestros vinos y el lanzamiento de nuevas variedades. Nos parecía muy importante que nuestros consumidores vengan a nuestra casa y descubrir la pasión que sentimos por el vino.”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.